Yeats, H.D., Rilke – Tres versiones de “Leda y el cisne”

por Fernando Pérez

El proceso de elaborar una nueva versión de un mito presenta muchas semejanzas con el ejercicio de la traducción: en ambos casos hay transformación contra un fondo que se mantiene, y que nos permite afirmar que estamos frente a “una versión de” algo ya conocido. Esta dialéctica es especialmente central en el caso de los mitos narrados por Ovidio en sus Metamorfosis, poemas sobre relatos cuya constante es el cambio de una creatura en otra, o más estrictamente hablando el cambio de una a otra forma de una o varias creaturas. La historia de Leda y el cisne (uno de los numerosos disfraces de Zeus para poder poseer a diversas mujeres) es uno de los más conocidos ejemplos, y ha engendrado numerosas reelaboraciones visuales, escultóricas y literarias. Propongo aquí mis metamorfosis de tres poemas modernos que parten del mito: uno de William Butler Yeats (1865-1939), otro de Rainer Maria Rilke y uno de H.D. (Hilda Doolittle). Podría decirse mucho sobre lo que implica su manera de enfrentar y presentar el mito sobre el carácter y la poética de cada uno, pero prefiero dejar que los poemas hablen por sí solos. Para los poemas de Rilke y Yeats, tuve a la vista la versión al portugués de Augusto de Campos en Coisas e anjos de Rilke. Fue también gracias a su superposición de estos dos poemas que se me ocurrió la idea de traducirlos y agregarles el de H.D.

   
 
 
  W.B. Yeats – Leda and the Swan

A sudden blow: the great wings beating still
Above the staggering girl, her thighs caressed
By the dark webs, her nape caught in his bill,
He holds her helpless breast upon his breast.

How can those terrified vague fingers push
The feathered glory from her loosening thighs?
And how can body, laid in that white rush,
But feel the strange heart beating where it lies?

A shudder in the loins engenders there
The broken wall, the burning roof and tower
And Agamemnon dead.
Being so caught up,
So mastered by the brute blood of the air,
Did she put on his knowledge with his power
Before the indifferent beak could let her drop?

  W.B. Yeats – Leda y el cisne

De pronto un golpe: las alas se agitan aún
Sobre la mujer temblando, acarician sus muslos
Las palmas oscuras, su nuca que el pico sujeta,
Él firme estrecha el pecho contra el pecho.

¿Cómo podrían los dedos aterrados, débiles,
Alejar a esta gloria emplumada de sus muslos entreabiertos?
¿Y cómo puede el cuerpo, enfrentado a ese blanco torrente
No sentir contra su pecho los latidos del extraño corazón?

Un estremecimiento en las entrañas, y se engendran
El muro echado abajo, el techo y torre ardiendo,
Y Agamenón muerto.
Atrapada
Y dominada por la sangre salvaje del aire,
¿Habrá ella recibido, además de su fuerza,
cierto saber, antes que el Dios satisfecho la dejara caer?

 
 
 
 
  R.M. Rilke – Leda

Als ihn der Gott in seiner Not betrat,
erschrak er fast, den Schwan so schön zu finden;
er lie? sich ganz verwirrt in ihm verschwinden.
Schon aber trug ihn sein Betrug zur Tat,

bevor er noch des unerprobten Seins
Gefühle prüfte. Und die Aufgetane
erkannte schon der Kommenden im Schwane
und wu?te schon: er bat um Eins,

das sie, verwirrt in ihrem Widerstand,
nicht mehr vergeben konnte. Er kam nieder
und halsend durch die immer schwächre Hand

lie? sich der Gott in die Geliebte los.
Dann erst empfand er glücklich sein Gefieder
und wurde wirklich Schwan in ihrem Scho?.

  R.M. Rilke – Leda

Cuando el Dios requirió adoptar su cuerpo
casi lo intimidó sentir tan bello al cisne;
se dejó ir, extraviado del todo,
mas pronto su impostura lo hizo actuar,

antes de que pudiera ese desconocido
modo de ser ensayar. Ella, abierta,
reconoció a quien venía en el cisne
y supo de inmediato que él pedía

algo que ella, perdida en la lucha,
no supo defender. Él descendió
y, con su cuello, hizo a un lado la mano

debilitada. El Dios se extravió en ella,
sintiendo sólo entonces su plumaje
y fue de verdad cisne en su regazo.

 
 
 
 
  H.D. – Leda

Where the slow river
meets the tide,
a red swan lifts red wings
and darker beak,
and underneath the purple down
of his soft breast
uncurls his coral feet.

Through the deep purple
of the dying heat
of sun and mist,
the level ray of sun-beam
has caressed
the lily with dark breast,
and flecked with richer gold
its golden crest.

Where the slow lifting
of the tide,
floats into the river
and slowly drifts
among the reedss,
and lifts the yellow flags,
he floats
where tide and river meet.

Ah kingly kiss–
no more regret
nor old deep memories
to mar the bliss;
where the low sedge is thick,
the gold day-lily
outspreads and rests
beneath soft fluttering
of red swan wings
and the warm quivering
of the red swan’s breast.

  H.D. – Leda

Donde el río lento
se mezcla con la marea,
un cisne rojo alza sus alas rojas
y un pico oscuro,
y bajo el púrpura
de la parte baja de su pecho suave
extiende sus pies de coral.

A través del púrpura profundo
del calor que muere
del sol y la niebla,
a ras el rayo de sol
acaricia
el lirio de pecho oscuro
y empluma con oro más rico
su cresta dorada.

Donde el lento alzarse
de la marea
entra en el río
y lentamente vaga a la deriva
entre los juncos
y alza las banderas amarillas
él flota
donde se encuentran el río y la marea.

Ah beso real–
no más pena
ni viejas profundas memorias
que arruinen la dicha;
donde la juncia baja crece espesa,
la azucena amarilla
se despliega y reposa
bajo el suave temblor
de alas rojas de cisne
y el tibio estremecerse
del pecho rojo del cisne.

One Response to Yeats, H.D., Rilke – Tres versiones de “Leda y el cisne”

  1. [...] el ámbito de las letras, poetas como Rubén Darío, Yeats o Rilke cantaron al bestial fornicio, que llevó a Leda a poner dos huevos de los que nacerían cuatro [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Security Code:

0