Doce poemas de Anise Koltz

por Rodrigo Cordero Cortés

En la contraportada de Le Paradis brûle (Éditions de la Différence, París, 1998), título que reúne -entre otros- los poemas que aparecen traducidos aquí, leo: «Nacida en Luxemburgo, Anise Koltz es autora de numerosos libros de poemas escritos en francés o en alemán, por los cuales ha obtenido diversos premios. Fundadora y organizadora de las Journées de Mondorf (encuentros literarios internacionales), miembro de la Academia Mallarmé, vive en Luxemburgo».

Eso es todo. Me digo que es muy poco e intento averiguar algo más: nació en 1928, fundadora y vicepresidenta de la Académie Européenne de Poésie, miembro del Pen-Club de Bélgica y del Institut Grand-Ducal des Arts et Lettres, ha publicado más de una veintena de libros de poemas y entre sus premios se encuentran algunos como el Blaise Cendrars (1992), el Grand Prix de Littérature française hors de France (1994), el Batty Weber, Prix National de Littérature, Luxembourg (1996) y el Prix Apollinaire (1998). Por otra parte, dos de sus antologías Chants de Refus (1993) y Chants de Refus II (1995) están traducidas al castellano con el título Cantos de Rechazo (Hiperión, Madrid, 1998, trad. J.M.G. Holguera) -y agrego ahora que también hay otra con el título Bendita sea la serpiente & El tragador de fuego (La Garúa, Barcelona, 2008, trad. Evelio Miñano).

Continúo investigando y curiosamente en todas partes me encuentro con lo mismo, o casi: unos títulos más o unos títulos menos, unos premios más o unos premios menos. Como si a la hora de intentar conocer algo más de la autora, ella misma o nosotros sus lectores nos limitáramos a reproducir una suerte de catálogo que oculta más de lo que muestra. En verdad, no es mucho. Aunque, por cierto, tampoco me he esforzado demasiado. Pero tal vez sea mejor así porque prefiero pensar que esa información -o falta de información- puede resultar significativa. Quiero decir que después de leer sus poemas me gusta imaginar que la autora se ha querido mantener al margen, alejada, self-effacing como diría un profesor que estoy leyendo.

Y es que si bien los poemas reunidos en Le Paradis brûle abarcan asuntos tan diversos y susceptibles de convertirse en verdaderos tour de force como la muerte, la escritura, lo numinoso, el amor, la maternidad, entre otros, conformando cada uno un apartado del libro, me parece que su acorde dominante es la sencillez en el uso de la palabra, también su brevedad (no sé si decir laconía, porque no son poemas sentenciosos, sino que se aproximan más al tono de un haikú, o al menos a una cierta interpretación occidental de los mismos, con esa apariencia de facilidad más o menos perpleja de la que hablaba Barthes). Dicho de otra manera, de entre los poemas del libro, prefiero aquellos que destacan por su ligereza y por esa extraña ambigüedad que resulta de lo aparentemente evidente, aquellos que destacan por su levedad.

Y sí, una última cosa, estas traducciones son o quieren ser el testimonio de una amistad. El recuerdo de una noche caminando en dirección a casa en compañía de un buen amigo que me dijo: los poemas de Koltz son del tipo de poemas que me gustaría escribir. Eso me quedó dando vueltas y es el resorte primero de las traducciones que siguen.

Abattez mes branches

sciez-moi en morceaux

les oiseaux continuent à chanter

dans mes racines

Des pierres lancées

contre moi

j’ai construit les murs

de ma maison

***

Marcher

sans rien atteindre

jusqu’à devenir chemin

***

L’oiseau en plein vol

se jette

contre le soleil

et le fracasse

Chaque soir

le paradis brûle

***

Il n’y a pas de différence

entre l’intérieur et l’extérieur

entre les paroles et les pierres

En les soulevant

tu me trouveras

orvet

enroulée sur moi-même

***

J’ignore

si je vis dans l’ordre

ou le désordre

Si aujourd’hui est hier

ou demain

Ou les deux ensemble

***

Ma porte d’entrée

fournira le bois

de mon cercueil

Que la possibilité

de l’ouvert demeure

***

Tu dors

face au mur

écran de tes rêves

qui projette les tares secrètes

de ton sang

***

Un homme puissant

comme un fleuve

traverse mon lit

Il le transforme

à la fois

en réserve naturelle

en champ d’expérimentation

en abattoir

***

Tu prononces mon nom

comme celui d’un étang

Tu as dépossédé

mes rives

Héron

tu régnes sur mes eaux

***

J’aime te sentir

sur moi

pont écroulé

Ma rivière

t’accueillera

et polira tes pierres

***

Face à la mort

mon père évoque son passé -

son cœur s’ouvre

telle une vieille armoire

qui craque

Soudainement

nous suffoquons

sous une couche

de poussière épaisse

***

Ma mère est morte -

Je la retiens comme les larmes

que je ne peux verser

Abatid mis ramas

cortadme en pedazos

las aves continúan cantando

en mis raíces

Con las piedras arrojadas

contra mí

he construido los muros

de mi casa

***

Andar

sin llegar a nada

hasta convertirse en camino

***

El ave en pleno vuelo

se arroja

contra el sol

y lo hace pedazos

Cada atardecer

el paraíso arde

***

No hay diferencia

entre el interior y el exterior

entre las palabras y las piedras

Al levantarlas

me encontrarás

anfisbena

enrollada sobre mí misma.

***

Ignoro

si vivo en el orden

o el desorden

Si el día de hoy es ayer

o mañana

O los dos a la vez

***

Mi puerta de entrada

proveerá la madera

de mi ataúd

Que la posibilidad

de lo abierto permanezca

***

Duermes

de cara al muro

pantalla de tus sueños

que proyecta las taras secretas

de tu sangre

***

Un hombre poderoso

como un río

atraviesa mi lecho

Lo transforma

a la vez

en reserva natural

en campo de experimentación

en matadero

***

Tú pronuncias mi nombre

como si fuera un estanque

Tú has despojado

mis orillas

Garza

tú reinas sobre mis aguas

***

Me gusta sentirte

sobre mí

puente derrumbado

Mi cauce

te acogerá

y pulirá tus piedras

***

De cara a la muerte

mi padre evoca su pasado -

su corazón se abre

como un viejo armario

que cruje

Repentinamente

nos ahogamos

bajo una capa

de polvo espeso

***

Mi madre está muerta -

La conservo como las lágrimas

Que no puedo verter

3 Responses to Doce poemas de Anise Koltz

  1. Hola Rodrigo, se agradece la selección de poemas de Anise Koltz. simplemente bellos. sobretodo dos de éstos que en lo particular me encantarón , el segundo y el sexto , pensandolo mejor el último de todas maneras. siendo en lo general todos hermosos. hay imagenes cómo la puerta abierta. la nada y el comienzo covertido en camino, y las lagrimas que no se pueden verter. gracias por tan bella selección. un abrazo de un poeta de Chile, Enrique Pezoa Vega.

  2. Evelio Miñano Martín dice:

    Estimado Sr., celebro que muestre este interés por Anise Koltz. Comparto muchas de sus afirmaciones. Le quería comentar que además de traducir dos poemarios de Anise Koltz he escrito dos estudios en francés sobre su obra:
    “Le silence dans la poésie d’Anise Koltz”, Quaderns de Filologia, Estudis literaris, VII, 2006, pp. 131-147.
    -“Anise Koltz : poète aux prises avec les mots”, Congreso Violencias : visiones femeninas en las artes visuales y la literatura, Universitat de València, mayo 2009. (en prensa)
    Dispongo de los archivos de ambos, que están a su disposición si los pide. Y también el libro de la traducción si es que no lo tiene y me facilita su dirección.
    Es un placer para mí compartir la lectura de esta gran autora.
    Un cordial saludo desde el Mediterráneo,
    Evelio Miñano Martínez,
    Universitat de València (España)

  3. … en verdad muy interesante e inteligente. Felicitaciones para Anise. Orión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Security Code:

0